Guatemala y el Índice Global de Percepción de la Corrupción en el Sector Público



Es central para nuestro desarrollo y el de Guatemala, impulsar y fortalecer esfuerzos contra la corrupción.

Todos sabemos que la corrupción es un flagelo con consecuencias directas en la calidad de vida de las personas y por supuesto, con impactos negativos en el crecimiento económico de las economías. Sabemos bien, que la corrupción reduce la capacidad de recaudación tributaria de los gobiernos, impidiendo que estos provean a la población en general los elementos necesarios para su desarrollo. Asimismo, la corrupción también afecta la calidad del gasto de los gobiernos impidiendo que los recursos sean adecuadamente canalizados para atender necesidades en educación, salud, capacitación técnica, nutrición, etcétera.


Anualmente, la organización Transparencia Internacional publica el Índice de Percepción de la Corrupción -IPC- a nivel global, evaluando en la edición 2020 a 180 países, incluida Guatemala.


Un país se considera transparente cuando su calificación se acerca a 100; por el contrario, cuando la calificación se acerca a 0, el país es calificado como sumamente corrupto en el sector público. En un momento le contaré cómo ha sido evaluada Guatemala; entretanto, le comento que la media global del IPC es de 43, puntuación indicativa de que la mayoría de los países aún no abordan la corrupción de forma eficaz.


A nivel global, los tres países con menos corrupción en el sector público son: Dinamarca, Nueva Zelanda y Finlandia; contrariamente, los países con mayor corrupción son: Siria, Somalia y Sudán del Sur.


Por cierto, de acuerdo con Transparencia Internacional, la corrupción ha prevalecido en la respuesta a la COVID 19, en aspectos que van desde tratamientos, servicios de salud hasta la adquisición pública de suministros médicos y la preparación general para emergencias. En palabras de Delia Ferreira Rubio, Presidente de Transparencia Internacional “COVID-19 no es solo una crisis económica y de salud. Es una crisis de corrupción. Y una que actualmente no podemos administrar”.

De acuerdo a la metodología de Transparencia Internacional, el IPC recoge 11 manifestaciones de corrupción, siendo estas: (1) Soborno, (2) Desvío de fondos públicos, (3) Preponderancia de funcionarios públicos que aprovechan la función pública para beneficio personal, sin enfrentar ninguna consecuencia, (4) Posibilidad de los gobiernos de contener la corrupción y hacer cumplir mecanismos de integridad eficaces en el sector público, (5) Trabas administrativas y requisitos burocráticos excesivos que podrían incrementar las oportunidades de corrupción, (6) Nombramientos en la administración pública efectuados en función del nepotismo, en vez del mérito, (7) Juzgamiento penal efectivo de funcionarios corruptos, (8) Leyes adecuadas sobre divulgación financiera y prevención de conflictos de intereses para funcionarios públicos, (9) Protección legal de denunciantes, periodistas e investigadores cuando informan sobre casos de soborno y corrupción, (10) Captura del Estado por intereses particulares, y; (11) Acceso de la sociedad civil a información sobre asuntos públicos.


Guatemala ante el mundo:


En 2020 Guatemala obtuvo una puntuación de 25 puntos de 100, ubicándonos en la posición 149 de 180 países. Esta posición es compartida con Camerún, Irán, Líbano, Madagascar, Mozambique, y; Nigeria. Recuerde que un país se considera transparente cuando su puntuación se acerca a 100. -Nos falta más de la mitad del camino-


Permítame, ahora, compararnos con países de nuestra región: Costa Rica se encuentra en la posición 42 con una puntuación de 57, El Salvador en la posición 104 y una puntuación de 36, Honduras en la posición 157 con puntuación de 24, Nicaragua en la posición 159 con una puntuación de 22, Panamá en la posición 111 con puntuación de 35. De los anteriores, el país que se percibe menos corrupto es Costa Rica y el percibido con mayor corrupción, Nicaragua.


Cito literalmente lo indicado por Transparencia Internacional en uno de sus documentos: El análisis de los resultados del índice realizado por Transparency International profundizó además en la relación entre los niveles de corrupción, la protección de las libertades periodísticas y la participación de la sociedad civil. Encontramos que casi todos los periodistas asesinados desde 2012 murieron en países con altos niveles de percepción de corrupción. También cito literalmente lo siguiente: La corrupción está asociada con la reducción del espacio para la sociedad civil.


A la fecha de este artículo, Guatemala enfrenta desafíos importantes para combatir redes ilícitas que se esfuerzan en la cooptación del sistema de justicia. Y, a nivel local, puedo mencionar la investigación que a la fecha de este artículo realiza la Fiscalía Especial Contra la Impunidad (Feci) por sobornos en la Empresa Eléctrica Municipal de Quetzaltenango; investigación iniciada, gracias a la valiente denuncia de empresas afectadas en su actividad comercial.


Considero que lo anterior debe analizarse con madurez y proactividad, procurando el aprovechamiento correcto y oportuno de espacios para la sociedad civil legítimamente representada; recuerde, cuando no participamos, permitimos abusos y corrupción.


Por: Otto Vargas.

Featured Posts
Recent Posts
Archive
Search By Tags
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Social Icon