El Desarrollo Económico de Quetzaltenango



Quetzaltenango está a tiempo de ordenar su desarrollo económico local; para esto, es necesario planificar a largo plazo con compromiso y voluntad política, y por supuesto, con veeduría ciudadana.

Podemos entender al desarrollo económico local como una estrategia que busca dinamizar la economía local mediante el aprovechamiento sostenible de los recursos de un territorio determinado, con el objetivo principal de elevar los niveles de crecimiento económico a través de inversiones rentables generadoras de empleo e ingresos que impacten en la calidad de vida de la población. El fin principal del desarrollo económico local es elevar el nivel de calidad de vida de una población determinada.


Para ello, el desarrollo económico local -DEL- identifica e impulsa los potenciales endógenos (locales), procurando un entorno que fomente las actividades productivas territoriales, además de, incentivar un entorno institucional, cultural y político alineado hacia objetivos comunes que fomenten el DEL.


La participación ciudadana es un elemento sobresaliente en los esfuerzos DEL, ya que facilita la concertación actores para procurar incidir en un buen gobierno local mediante el fortalecimiento de la relación entre la autoridad del municipio, las organizaciones empresariales, las entidades no lucrativas y la población en general. El desarrollo económico local pretende impulsar iniciativas con legitimidad territorial.


Por lo tanto, la estrategia de desarrollo económico local se fortalece cuando el territorio ofrece características relacionadas con: (a) Mano de obra capacitada y pertinencia educativa con la realidad económica, (b) Fomento de la innovación tecnológica, incluyendo el impulso de tecnologías apropiadas, (c) Confianza y facilidad de organización y trabajo entre la ciudadanía (capital social), (d) Institucionalidad pública, (e) Infraestructuras y servicios adaptadas a los requerimientos del territorio, (f) Entre otros condicionantes.


En el municipio de Quetzaltenango, los esfuerzos de desarrollo económico local datan del año 1996 con la fundación del Grupo Gestor de Quetzaltenango, entidad sobresaliente que replicó su esfuerzo de trabajo en la región VI de Guatemala, para luego convertirse en un modelo en constante mejora con impactos a nivel de país e internacionalmente.


Contexto del desarrollo económico en la ciudad de Quetzaltenango


El Municipio de Quetzaltenango se caracteriza por tener una economía en crecimiento, arriba del promedio nacional, impulsada principalmente por motores económicos relacionados con las actividades siguientes: (a) Educación, (b) Comercio, (c) Servicios financieros, (d) Construcción, y; (e) Turismo. Asimismo, la ciudad posee potenciales económicos relacionadas con: (a) Turismo de salud y bienestar, (b) Agroindustria, (c) Industria creativa y cultural.


Para que el municipio de Quetzaltenango alcance el nivel de desarrollo deseado se hace necesario superar desafíos clave, que en algún momento se convierten en un punto de inflexión; siendo imprescindible que la ciudad administre un plan de desarrollo de largo plazo que trascienda gobiernos locales. Actualmente, la ciudad adolece de esta importante herramienta, situación que se agrava cuando los gobiernos locales de turno no poseen un plan de trabajo claro, que sea conocido por la población y que fomente inversiones que detonen el DEL.


Aproximadamente, en el año 2015, con apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo la ciudad preparó estudios clave que impulsaron la realización de un Plan de Acción denominado Xelajú Sostenible, que propone importantes proyectos en áreas relacionadas con (a) Claridad en las cuentas del municipio (Finanzas municipales), (b) El Agua Viva, (c) Una ciudad limpia, y (d) Un territorio ordenado. Este plan se elaboró en el periodo de Gobierno Municipal del Licenciado Jorge Barrientos Pellecer, posteriormente, asume el Señor Luis Grijalva Minera, quien en su informe anual de trabajo presentaba ejes relacionados con las temáticas antes enumeradas; sin embargo, a la presente fecha los avances son escasos.


Dentro de varios desafíos mencionados en el Plan de Acción puedo enumerar algunos de ellos:


(a) Atender las inundaciones de la ciudad provocadas por el descuido de los zanjones, que se han convertido en colectores de aguas residuales y botadero de basura de muchos ciudadanos; situación que se agrava por la red de drenaje que se ha vuelto insuficiente y que no logra evitar inundaciones cada vez más recurrentes.


(b) Atender con prontitud un tema sensible, como lo es la actualización del tarifario por los servicios de distribución de agua potable, energía eléctrica y recolección de desechos. Para esto, cito textualmente del Plan de Acción, lo siguiente: “…el gran reto en Quetzaltenango es la racionalización y normalización del sistema tarifario relacionado con la energía, el agua, el saneamiento y los residuos sólidos. Como se demostró en este trabajo, lo que un quezalteco paga hoy por energía o agua es muy inferior a lo que realmente cuesta, generando grandes pasivos para el futuro y grandes distorsiones – cuando no conflictos - entre ciudadanos, grupos organizados e instituciones. Esto crea una situación ‘falsa’, donde la energía o el agua por ser baratas se derrochan; como también se derrochan las basuras, ignorando que un buen sistema de separación, recolección, reciclaje y disposición final puede ser un buen negocio para la ciudad y puede contribuir, ahí sí, a que el servicio sea más económico.”


(c) Implementación de un plan de acción en sostenibilidad fiscal y gobierno que modernice la estructura gubernamental, que mejore la gestión de información, inteligencia fiscal y combatir la mora, instalación de un tablero de control de caja y, desarrollo de un recibo único modernizado.


(d) Finalmente, y de mucha importancia, implementar acciones que ordenen el territorio municipal, inversiones que mitiguen las inundaciones, acciones en saneamiento y residuos sólidos.


Concluyo este breve análisis, refiriendo que Quetzaltenango posee un capital social dinámico, cuenta con diagnósticos bien elaborados, y se encuentra en un momento histórico para tomar decisiones a tiempo que ordenen su desarrollo y auguren buen crecimiento económico y bienestar social para sus habitantes. Quetzaltenango está a tiempo de ordenar su desarrollo económico local; para esto, es necesario planificar a largo plazo con compromiso y voluntad política, y por supuesto, con veeduría ciudadana.


Muchas gracias por su lectura.


Otto Vargas.


Featured Posts
Recent Posts
Archive
Search By Tags
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Social Icon